lunes, diciembre 22, 2008

Apariencias



Ni ellas son lo que parecen (a pesar de su esfuerzo) ni ellos tampoco.
Salta a la vista que los chicos no "venden" imagen y hacen algo tan normal entre gente normal como mirarse a los ojos. Los ojos que son las ventanas del alma. Ellas son más prácticas, saben que el alma no se come y cultivan su cuerpo.
Podía hacerse otra interpretación más acorde a la realidad como la siguiente: Cuando se encuentran dos chicas no se miran a los ojos sino la pintura que les rodea para ver si tras ella se esconden las ojeras que delaten una noche muy acostada y poco dormida.
Después se miran el pelo esperando que no sea más agradable a la vista que el suyo en cuyo caso se cambiarán el peinado en cuanto se despidan. Es lo más corriente entre gente corriente.
Luego los zapatos para ver, después si son nuevos, y antes si sus tacones consiguen hacerlas más altas y logran transformar, a pesar del sufrimiento que ello conlleva, sus cortas piernas de andar por casa en largas piernas de revista o pasarela.
Los labios son objetivo de su telescopio visual. Si han logrado que parezcan comestibles ellas quieren saber cómo, aunque luego no se usen sino para provocar el hambre sin dar, por supuesto, de comer.
Es claro que el orden que siguen no sigue este orden porque el pecho, pechos, mamas o lo que en cristiano siempre han sido tetas ocupa un primer lugar. Quieren saber si están operadas, lo que ya dan por hecho por anticipado, y cuánta silicona se han metido y de qué forma han elegido su tetamen. Saben que es artillería pesada y la pulen y miman para que sea mortal para ellos aunque las jorobe (en el sentido más literal del término) el peso tan exagerado de su extraño contenido.
Los pantalones que llevan también ocupan privilegiado lugar en esta operación de disección que realizan. Miran algo la marca pero mucho si las marca. Ellos tienen la virtud de transformar el tocino informe en torneado jamón de pata negra y es por eso que compran el que más las ajamone. El jamón tiene un precio muy superior al tocino y lo saben.
El cutis no lo miran sino el potaje que se han colocado simulando sedosidades que ocultan cardos borriqueros y principios muy barbados. Las interesaría saber qué bálsamo milagroso ha sido capaz de tapar los desconchados faciales de la otra a la que siempre esperan ver más ajada que ellas, pero no se lo preguntarán porque ambas tienen mucho que ocultar.
Sobre la casquería, es decir operaciones, se fijarán mucho porque tienen más de añadido que de nacido y abunda en demasía lo falso. Si miraran su verdad no se verían.Tan operadas están que pocas pondrían la mano en el fuego afirmando que su sexo no es falso. Hacen ostentación de sus pulseras porque saben que es la única verdad que tienen, la única que vale algo.
Quieren ser lo que no son y el tiempo acaba con ellas, descolgándose su gotelé como el de la cúpula de la ONU para vergüenza de la "artista" que tanto se creyó ser su pintura. Es tétrico ver pelear a una señora armada con sus pinturas contra una joven armada con su edad (la mejor cuña es la realizada con su misma madera). Es una batalla que tienen perdida y deberían saberlo. Ellas. Ellas que pasaron por la juventud a uña de caballo dejando boquiabierto al caballo de Atila por su efectividad.
Vuelvo a mirar a los dos chicos. Son feos pero son de verdad.










2 Comments:

At 4:36 p. m., Blogger Lluvia said...

Yo soy chica y me gusta mirar cara a cara a las personas, puede que porque pienso que son eso personas sin importarme si es chico o chica. Ah y no me maquillo!! jejeje.
MI novio me atrapó con su mirada, y opino como tú los ojos son el espejo del alma, por eso me gusta mirar hacia alli.
Un abrazote.
ANA

PD: Y feliz año!

 
At 10:00 p. m., Blogger patoaplastao said...

Las generalizaciones suelen ser injustas. El tema de las diferencias entre géneros fascina a Nadie; le gusta "picar" un poco al género yin. Hasta aquí ningún problema.
Lo que me parece sorprendente es cómo reacciona el público femenino ante ello; son comprensivas y se lo toman con simpatía.
Esto me produce una enorme desazón... (y eso me hace preguntarme si esconden algo dentro o simplemente consideran divertidos e inofensivos los pensamientos de Nadie)

 

Publicar un comentario

<< Home